Pongamos la lente, el foco y la atención, no solo hoy que se reivindica a todas las mujeres y la igualdad completa de derechos. Resulta indispensable hacerlo día con día.

Empoderamiento, independencia económica, realización, libertad y autonomía, son solo algunos de los factores que todo ser humano merece por derecho propio.

En Proyecto Roberto Alonso Espinosa (PRAE) hemos logrado implementar un modelo de desarrollo que no sólo atiende a las niñas, niños y adolescentes, también capacita a las mujeres de las comunidades para ser guías Montessori, con todo lo que esto implica a nivel de su formación académica así como en lo que al desarrollo humano se refiere.

Nuestras Educadoras Comunitarias, son ejes indispensables y parte fundamental del corazón de los Centros de Desarrollo Comunitario PRAE.

Ellas como verdaderos agentes de cambio, se enfrentan a prejuicios de toda índole que poco a poco van siendo vencidos cuando el efecto del aprendizaje, propio y compartido, permea en su vida familiar y comunitaria.

Por eso hoy honramos a nuestras Educadoras Comunitarias, que han tenido el valor y la motivación suficiente para abrirse a la posibilidad de aprender, de enseñar, de compartirse y también de descubrir y navegar con todas sus fortalezas.

Hoy también conmemoramos a toda esa larga lista de mujeres que desde que el mundo es mundo, han luchado por conseguir ser vistas, respetadas, tomadas en cuenta, y gracias a las que hoy contamos con muchos derechos que antes, por absurdo que parezca, parecían inalcanzables.

El trabajo sigue siendo arduo, la lucha sigue siendo dura, pero hay luz y caminos posibles que muchas mujeres ya han recorrido e inspiran a otras a unirse a la tarea.

Que el mundo siga girando y que en sus giros las mujeres y las niñas sean incluídas de más y mejores maneras.