Estrategias familiares para fortalecer la economía

Se entiende por economía familiar a la gestión de los ingresos y gastos del núcleo familiar que permiten la satisfacción de las necesidades de una familia o un hogar, atendiendo aspectos fundamentales de su desarrollo, como la alimentación, la ropa, educación, salud y vivienda.

 

La economía doméstica o familiar incluye la manera en la que las familias regulan, controlan, proveen y satisfacen los recursos suficientes para tener calidad de vida. Esta gestión es una responsabilidad compartida por todos los miembros de la familia. La pandemia por COVID 19 trajo consigo efectos que van más allá de la salud, afectando directamente la economía y dinámica de las personas. Las medidas adoptadas para mitigar la propagación de la COVID 19, han profundizado las dificultades socioeconómicas de las familias, principalmente de aquellas que habitan en contextos de por sí vulnerables, generando mayores índices de pobreza y desigualdad social. La economía familiar mexicana se vio afectada por la pérdida de empleos, la reducción de los sueldos o poque no todos los integrantes de la familia podían salir a trabajar para obtener los ingresos necesarios para cubrir sus necesidades básicas.

Tan solo de enero a mayo del 2020, hubo 838,272 desempleados, de los cuales el 70% fueron trabajadores permanentes. Banxico señaló que el impacto final en el mercado laboral aún está por definirse y dependerá de la evolución de la pandemia, así como de la capacidad de la economía para evitar que la crisis transitoria se vuelva una crisis permanente (BANXICO, 2020). En este sentido las estrategias que ocupan las familias para poder enfrentar la crisis, como la ocasionada por la pandemia, resultan sumamente valiosas, ya que brindan los elementos para analizar los conocimientos y herramientas prácticas familiares y comunitarias que permiten gestionar los recursos de la mejor forma posible.

En las comunidades donde inciden los Centros de Desarrollo Comunitario de PRAE, se han emprendido diversas acciones encaminadas a fortalecer la economía familiar; desde el reconocimiento de los recursos con los que cuentan las familias, la promoción de la educación financiera, la gestión de estrategias como los huertos familiares, las cajas de ahorro comunitarias y el fomento del comercio justo. La finalidad de estas estrategias no es la búsqueda del máximo beneficio económico, sino la ayuda al desarrollo local y familiar para responder a sus necesidades fundamentales: alimentación, salud, educación y vivienda.

Durante el año 2020 y lo que va del 2021, se han logrado consolidar 120 traspatios familiares en comunidades de Zacatlán y Cuacuila, produciendo cerca de 2.5 toneladas de hortalizas orgánicas. Los traspatios familiares, han representado en este contexto de crisis, una importante fuente de ingresos económicos. Por una parte, se obtienen alimentos que complementan la dieta familiar, como las hortalizas, la carne de pollo o el huevo, generando un ahorro del 25% de egreso familiar destinado a alimentación y por otra parte la producción de excedentes permite que estos puedan comercializarse, generando ingresos económicos. Así mismo, se ha impulsado la producción colectiva de insumos para la producción, lo que reduce los costos de mantenimiento del traspatio familiar y promueve la cohesión grupal.

 

Para cerca del 5% de las familias que participan en el proyecto Traspatios Holísticos, esta estrategia se ha convertido en el sostén de su economía familiar a partir de la pandemia por COVID 19. Estas familias han utilizado la vinculación comunitaria como una forma de impulsar la economía local, creando una red de productores y consumidores que a pesar de las condiciones de confinamiento permiten el acceso a alimentos de calidad.
Esta forma de comercialización constituye también un medio para promover valores como la solidaridad, la comunalidad y la equidad de género; privilegiando más a la dimensión humana que a la económica, por lo que se puede definir como un conjunto de prácticas no solamente económicas sino también sociales que ofrecen alternativas de generación de ingresos para las familias.

A partir de los productos obtenidos mediante las formas de producción sustentables anteriormente descritas, se promueve la comercialización de los mismos, garantizando condiciones de producción justas, creando una relación directa entre productores y consumidores, limitando el número de intermediarios y mejorando el precio de los productos de formas que favorezcan al consumidor y al productor.

Referencias:
Gerardo Esquivel, economista. (2020). Los impactos económicos de la pandemia en México. Texto consultado 09 octubre de 2021. https://www.banxico.org.mx/publicaciones-y-prensa/articulos-y-otras-publicaciones/%7BD442A596-6F43-D1B5-6686-64A2CF2F371B%7D.pdf

Artículos Relacionados

Consulta infantil y juvenil 2021 del INE

Consulta infantil y juvenil 2021 del INE

Biani Yutzil Cruz Santiango /Quetzalcóatl Gutiérrez GranadosEspacios de ciudadanía para la infancia El 29 de noviembre de 2021, se realizó la novena Consulta Infantil y Juvenil en las instalaciones del Centro de Desarrollo Comunitario PRAE Zacatlán (CDC ZAC). Esta es...

Leer Más
Sistemas alimentarios sostenibles

Sistemas alimentarios sostenibles

Autor: Maldonado López Lesly GeorginaSembrando semillas de transformación. Alimentarse es un proceso vital para todos los seres humanos y consumir alimentos saludables es esencial para la salud, bienestar y desarrollo de las personas; es un derecho del que todos...

Leer Más
Recuperación y defensa cotidiana de los derechos humanos.

Recuperación y defensa cotidiana de los derechos humanos.

Autor: Quetzalcóatl Gutiérrez Granados Recuperación y defensa cotidiana de los derechos humanos.   Cada 10 de diciembre es celebrada la Declaración Universal de Derechos Humano adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas desde 1948. Ostenta el récord...

Leer Más