Programa Rehilete

Autores: Francisco Rafael Fontes Adriana Salto

Inspiración para persistir

 

Según datos del INEGI (2021) al menos dos millones de jóvenes y adolescentes de entre 13 y 29 años no se inscribieron al ciclo escolar 2020-2021. Esto por motivos asociados a la COVID-19 o por falta de recursos. Mucho se ha hablado sobre la deserción escolar entre este grupo de edad pero, por otro lado, ¿qué sucede con los 7.5 millones de jóvenes de entre 13 y 18 años que sí se mantuvieron inscritos durante ese ciclo? ¿qué elementos son los que influyen en la permanencia de algunos y la exclusión de otros? ¿cómo se logra la permanencia escolar a pesar de la complejidad del contexto?

En el Programa Rehilete (el cual atiende a adolescentes de secundaria y media superior) vemos cada día el esfuerzo por no ceder al abandono escolar, resistiendo a ideas como “el sistema educativo no sirve”, “mejor que se quede en casa, para no contagiarse de COVID”, “mi hijo ya es grande y necesita aportar a la economía familiar, prefiero que se ponga a trabajar”. Por supuesto hay factores de nivel socioeconómico que influyen en este fenómeno, sin embargo, en contextos en donde las vulnerabilidades están más presentes ¿qué herramientas desarrollan las y los jóvenes y sus familias para mantenerse en el sistema escolar? Algunas de las que hemos observado son:

● Frente a un sistema educativo que está en crisis y mientras las escuelas están en búsqueda de una solución, las familias han buscado apoyos extraescolares para sus hijas e hijos como una forma de disminuir el rezago. Esto ha sido fundamental, pues la familia, como red de apoyo para los jóvenes, motiva y asegura condiciones para mantenerse estudiando.
● Pese a los temores o inseguridades de los adultos, las y los estudiantes han regresado a sus clases presenciales, movidos por el deseo de reencontrarse con sus pares y con ese estímulo continuar estudiando.
● El deseo de un futuro mejor, con mayores oportunidades, se convierte también en una importante motivación entre los jóvenes.

Es importante señalar que estos jóvenes no se dedican únicamente a estudiar, muchos de ellos trabajan o están asumiendo roles de cuidado en su familia (por algún familiar enfermo o un hermano menor).

Ante todos estos esfuerzos, Proyecto Roberto, a través del Programa Rehilete brinda espacios a los adolescentes para que puedan desarrollarse; brindando sesiones de tutorías académicas, cursos para la preparación de exámenes para el ingreso a la Educación Media Superior, talleres de orientación vocacional, elaboración de un proyecto de vida y habilidades de estudio.
Las acciones anteriores ayudan a reforzar sus competencias académicas. Sin embargo, no dejemos de lado la intervención en el ámbito socioemocional, con mayor razón después de una pandemia que ha provocado tantos efectos negativos en la salud mental de los jóvenes. Ante esto, Rehilete ha desarrollado talleres que buscan desarrollar:

● Habilidades de autoconocimiento y autoaceptación.
● Relaciones positivas con sus pares y familiares.
● Pensamiento crítico para favorecer la toma de decisiones.

De esta forma, los jóvenes cuentan con más y mejores herramientas para enfrentarse a problemas psicosociales en esta etapa: principalmente baja autoestima y el involucramiento en relaciones de riesgo con su pareja o amistades.

Otro factor a tomar en cuenta es que también están los jóvenes que se encuentran estudiando bachillerato o universidad y que pertenecen al “Programa Apoyos Alimentarios”, de tal manera que reciben una beca mensual como apoyo para sus gastos de alimentación y traslado.

De este modo, tenemos jóvenes como Javier Clemente, quien ha estado participando en el CDC Chamontoya desde preescolar, (pasando por Juega, Aprende y te Prendes, Rehilete y por último Apoyos Alimentarios) y actualmente se encuentra estudiando una Ingeniería en la UNAM; o María Fernanda, quien gracias a la alianza del CDC Zacatlán con la UPAEP (Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla), es actualmente becada al 100% para la carrera de Psicología.

Estos testimonios son una realidad posible, son ejemplos de esperanza e inspiración para persistir estudiando con el anhelo de la realización. Como ellos, hay muchos jóvenes que sueñan y crean nuevas perspectivas para el futuro lleno de posibilidades.

___________________________________________
INEGI (2021) INEGI presenta resultados de la encuesta para la medición del impacto COVID-19 en la Educación (ECOVID-ED) 2020. Recuperado el 09 de octubre de 2021 desde https://www.inegi.org.mx/contenidos/saladeprensa/boletines/2021/OtrTemEcon/ECOVID-ED_2021_03.pdf

Artículos Relacionados

Dia Internacional de la  Educación

Dia Internacional de la Educación

Autor: Quetzalcóatl Gutiérrez Granados La Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó el 24 de enero Día Internacional de la Educación como una ocasión para sensibilizar sobre su papel para lograr romper el ciclo de precariedad material y cultural de millones de...

Leer Más
Consulta infantil y juvenil 2021 del INE

Consulta infantil y juvenil 2021 del INE

Biani Yutzil Cruz Santiango /Quetzalcóatl Gutiérrez GranadosEspacios de ciudadanía para la infancia El 29 de noviembre de 2021, se realizó la novena Consulta Infantil y Juvenil en las instalaciones del Centro de Desarrollo Comunitario PRAE Zacatlán (CDC ZAC). Esta es...

Leer Más
Capacitacion y éxito Bancubi

Capacitacion y éxito Bancubi

Autores: Alejandro Quetzalcóatl Gutiérrez Granados Adriana Salto DomínguezCapacitamos maestros de comunidades aledañas en Bancubi y Estadísticas de éxito de Bancubi en PRAE ¿Por qué Bancubi es un método innovador para aprender matemáticas? Tere Maurer, pionera en...

Leer Más