Bancubi es un método de aprendizaje mexicano que surge del trabajo de la maestra Tere Maurer Ríos, quien después del análisis de las propuestas de enseñanza activa de María Montessori y Jean Piaget, entre otros, crea este método para la enseñanza de las matemáticas.

 

El método Bancubi propone una serie de presentaciones en las que el alumno descubre y analiza por sí mismo la solución de acertijos y problemas que se le presentan, a través de la observación, el análisis y la manipulación de objetos de una manera divertida y dinámica, con estas actividades los niños desarrollan un pensamiento cognoscitivo.

 

Durante este ejercicio se propone que el profesor sea un guía para los alumnos, así ellos aprenden a preguntar y no solo a responder, al utilizar el método Bancubi el niño aprende y reconoce el sistema decimal y los diferentes sistemas de base, entiende y aplica las funciones de las cuatro operaciones básicas, maneja las tres dimensiones mediante la construcción de prismas, aprende a medir mediante el manejo de lo lineal y lo cuadrado, para después aplicarlo en la obtención del perímetro, área y volumen de distintos cuerpos, comprende el concepto de decímetro cúbico como base para las medidas de capacidad y peso, analiza el concepto de fracción y sus aplicaciones, aplica las fracciones en porcentajes, emplea el concepto de decimales, entiende y aplica las potencias y las raíces, se introduce pre-algebra, y todo esto al mismo tiempo que disfruta resolviendo acertijos.

 

Las reglas para el uso de Bancubi y competencias con el método son:

 

I. AQUÍ NADIE SE EQUIVOCA, todos estamos buscando aprender.

II. Aquí respetamos el turno y proceso de cada quien.

III. Prohibida la palabra NO; en el proceso de pensamiento.

IV. Cuando termino; veo las manos de los demás.

V. La única manera de conocer el manejo del material es practicando con él.

VI. Cuidamos el material entre todos.

VII. Las eliminatorias se realizarán por tiempo, una vez dictado el ejercicio

correrá el cronómetro para seleccionar a los dos mejores tiempos.

VIII. A cada uno de los dos primeros participantes que finalicen el ejercicio se

les revisará el resultado determinando que sea correcto. (esto no implica que

el primero en terminar sea el ganador, si no que cumpla correctamente y con

un tiempo adecuado)

IX. Cada ciclo tendrá su eliminatoria.

X. En caso de empate se realizará directamente por tiempo.

 

Proyecto Roberto Alonso Espinosa lleva esta metodología a la Sierra Norte de Puebla y cada año se realiza un torneo anual entre distintas escuelas de la región, correspondiendo en mayo 2019 la 4 ª edición del torneo.

 

El equipo que lleva el programa extracurricular “Juega, Aprende y te Prendes”, es el responsable de coordinar este evento. Esta ocasión se contó con la participación de los alumnos de las escuelas Adolfo Ruiz Cortines, Octavio Paz y Fundación Amparo.

Existen dos dinámicas en el torneo, una para los equipos de Juega y escuelas invitadas y la segunda es para los alumnos de primaria de PRAE.

 

La primera se divide en dos ciclos, por cada ciclo se realizan dos rondas con 10 participantes, las actividades son; Formación de sombreritos, Formación y lectura de cantidades, realización de sumas y restas estáticas y dinámicas, de cada ciclo pasan 4 semifinalistas; ciclo uno califica mediante suma con cambios, en caso de empate se realizará resta con cambio, ciclo dos califica con acertijos de sumas y en caso de empate, se resuelve con acertijos de resta; así al finalizar se obtiene solo un primer lugar por cada ciclo.

 

En la segunda dinámica, que es interna de la primaria de PRAE, se realizan dos rondas por grado escolar: en la primera participan 6 niños seleccionados, inician con el ejercicio de sombreritos, posteriormente sumas y restas dinámicas y estáticas, multiplicaciones con decimales y divisiones. Los ejercicios son diversos dependiendo del grado que cursan los participantes y únicamente pasan 3 niños a la final por grado escolar, aquí se obtiene un primer lugar por grado escolar.

 

Con este tipo de metodologías de aprendizaje activo y actividades que fomenten su uso, es una de las formas en como PRAE trabaja por el desarrollo integral de los niños, niñas y jóvenes.