La primera infancia es la etapa más importante en el desarrollo de un niño, pues en ella se determina la forma de vida del adulto, esta etapa considera desde el momento de nacimiento hasta los 8 años de edad. Al trabajar por los niños, garantizándoles una infancia feliz, se está trabajando los cimientos de un mejor país; ya que los niños de hoy serán la sociedad del mañana.

Considerando la importancia que tiene esta etapa, varios organismos han puesto el foco sobre el tema. Ejemplo de ello son los los Objetivos de Desarrollo Sostenible planteados por la ONU. Una de las metas del objetivo 4, relacionado con la educación, es:

“De aquí a 2030, asegurar que todas las niñas y todos los niños tengan acceso a servicios de atención y desarrollo en la primera infancia y educación preescolar de calidad, a fin de que estén preparados para la enseñanza primaria”

Bajo esta premisa, Proyecto Roberto Alonso Espinosa se suma a Pacto por la Primera Infancia, una iniciativa ciudadana que tiene como objetivo “hacer de la Primera Infancia una prioridad e impactar positivamente en los indicadores sobre el ejercicio de sus derechos a nivel nacional”.

Para poder brindar mejores oportunidades y servicios a los niños, es importante conocer la situación en que se encuentran, es por ello que se realizó el 1er Ejercicio de Participación Ciudadana por la Primera Infancia. Este ejercicio consistió en encuestar a la población tanto a adultos como niños, en donde se les preguntó qué sienten qué es lo que haga falta para su correcto desarrollo (educación, tiempo en familia, buen trato, acceso a servicios médicos, etc).

PRAE apoyó para su aplicación con 1,000 boletas distribuidas de la siguiente manera:

· 500 Boletas, (50%) para usuarios del CDC de Zacatlán: 200 boletas a los niños de nivel preescolar, 100 a niños de nivel primaria, 200 boletas a sus cuidadores o tutores.

· 140 boletas (14%) para la comunidad de San José Cuacuila (Preescolar y primaria).

· 360 boletas (36%) para las familias externas: 60 boletas para la escuela de educación especial CAM, 100 para el SMDIF y 200 boletas para escuelas de nivel primaria de las comunidades donde se trabaja con el programa huertos de Traspatio.

El diagnóstico obtenido con este tipo de ejercicios permitirá disminuir los riesgos en la salud física y mental de los niños, así como también fortalecer los valores en la familia. Con esto garantizamos niños y niñas felices, sanos y con mayor cantidad de oportunidades.